top of page

Acupuntura, ¿la conoces?

Marco donde se engloba

Antes de nada hay que ponerse las gafas de viajar en el tiempo para poder observar el entorno y las circunstancias en las que nació este método que es la acupuntura, y que se engloba dentro de la medicina tradicional china (MTC), y para ello debemos entender un poco cómo y cuándo surgió la MTC.


Ya desde muy antiguo los chinos tenían conocimientos avanzados en medicina (no como la entendemos hoy en día en occidente, evidentemente). Conocían muy bien los órganos, las vísceras y sus funciones, y hasta tenían una cirugía muy desarrollada. La MTC basa su método en la teoría de la energía yin y yang y los cinco elementos, que son sus grandes pilares, cuya premisa básica es que todo en el Universo contiene una energía que lo anima y/o le da su esencia; esta energía denominada "Qi" (se pronuncia Chi), es la sustancia fundamental de todo ser vivo y del cosmos.

Desde esta premisa, hay que entender que la MTC contempla el cuerpo humano como un mecanismo de energías y materia, cuya salud depende del equilibrio entre sus fuerzas y elementos. Por lo tanto, la enfermedad se presenta cuando se produce un desequilibrio entre las energías, que puede ser desencadenado por factores internos o externos.


Siempre que hay una perturbación del equilibrio energético, aparece un síntoma; para recobrar el equilibrio es necesario, entonces, buscar las causas internas y externas y tener en cuenta su frecuencia, su persistencia y la fuerza con que afecta al organismo.

Para determinar el origen del desequilibrio, la MTC analiza síntomas desde esta perspectiva integradora de cuerpo y mente, tratando, por lo tanto, a cada órgano en relación con su propias funciones físicas, emocionales y mentales y, además, en relación con los demás órganos. La MTC sostiene que todos los órganos están interconectados de tal manera que deficiencias o excesos en cualquiera de ellos tiene implicaciones directas e indirectas en los demás órganos y vísceras. Además, cada órgano contribuye a modelar el carácter de la persona; la interacción entre los órganos forja la constitución e incluso la personalidad del individuo a lo largo de toda su vida.


Hay hallazgos arqueológicos de herramientas, a modo de agujas de piedra (incluso astillas de bambú), datados con carbono 14 que los sitúan cerca del año 4.000 antes de Cristo, que evidencian el uso terapéutico de dichos útiles.

Entre los hallazgos arqueológicos se hayan evidencias escritas, en las cuales la referencia mas antigua a la acupuntura indica que en el siglo II antes de Cristo ya se empleaba esta técnica.

Antiguas agujas de hierro para acupuntura













En qué consiste la acupuntura

La acupuntura es un procedimiento terapéutico, entre los varios que la medicina tradicional china (MTC) ofrece, que posee varias técnicas y formas de aplicación, pero el denominador común consiste en la inserción de finas agujas en determinados puntos del cuerpo; de ahí su nombre "acu" (aguja) y "puntura" (punción).

Las agujas suelen ser metálicas, normalmente de acero aunque en algunos casos pueden ser de otros metales como plata u oro, y desechables para evitar riesgos de infecciones. También poseen diversos tamaños y formas.

La inserción de las agujas se puede producir a diversas profundidades, que pueden ir de uno a tres centímetros hasta los cinco o seis centímetros en casos muy puntuales. También pueden colocarse en distintos ángulos (perpendicular, inclinado) según sea el punto seleccionado. La profundidad y el ángulo dependerán del estímulo que el acupuntor desee provocar en el paciente para corregir un determinado desequilibrio.

Las agujas deben ser insertadas con precisión y rapidez, y lo normal es que no causen ningún dolor, simplemente una leve molestia, hormigueo o entumecimiento de la zona. Una sensación de peso profundo o adormecimiento, llamado "Deqi" (pronunciado dachi) significa que esta funcionando el tratamiento.

Después de insertadas. pueden ser manipuladas con las manos; girándolas, torciéndolas, haciéndolas vibrar... O bien se les puede aplicar un estímulo externo, como una leve corriente eléctrica o calor.


Mapa antiguo de meridianos

Los puntos de acupuntura están situados en lugares concretos de una serie de canales o meridianos, a través de los cuales la energía vital "Qi" fluye distribuyéndose a todas las partes de nuestro organismo.

Los canales forma una red totalmente comunicada y cada uno de ellos se corresponde con un órgano y víscera.


Cada punto tiene una o varias funciones especificas y esta influenciado e influye al canal al que pertenece.

La elección de los puntos de inserción vendrá determinada por el estudio y diagnóstico previo.









Indicaciones

Aunque la acupuntura no es un tratamiento que "cura todo," es muy efectivo para tratar muchas enfermedades y condiciones. La Organización de la Salud Mundial reconoce más que 40 patologías para las que la acupuntura está indicada. Entre ellas, podemos destacar algunas por ser las que mas se tratan en clínica; Aparato digestivo (estreñimiento, diarrea, colón irritable...), Psiquiatría (tabaquismo, ansiedad, insomnio...), Reumatología (gota, artritis...), Traumatología (lumbalgias, hernia discal, tendinitis...), Ginecología y aparato genito-urinario (infertilidad, impotencia, reglas irregulares...), Aparato respiratorio (rinitis, sinusitis, afonía, asma...), Dermatología (urticaria, prurito...), Neurología (neuralgias, cefaleas, parestesias...), otras patologías (obesidad, celulitis, varices, cansancio...).

La importancia del diagnóstico

El diagnóstico en MTC a la hora de practicar la acupuntura es sumamente importante para determinar si existe algún riesgo a la hora de practicar la técnica y poder afinar lo máximo posible con el tratamiento. El proceso de diagnóstico es mucho mas difícil que la aplicación de las técnicas terapéuticas que se elijan para solucionar el problema (acupuntura, fitoterapia,...).


Para el diagnóstico se siguen los principios taoístas del Yin y el Yang y los cinco elementos; madera, fuego, tierra, metal y agua.

Con el diagnóstico se pretende localizar donde existe déficit, exceso o estancamiento de energía, y a través de la acupuntura equilibrar el flujo natural de energía vital.


El acupuntor precisa elaborar un historial lo más detallado posible para determinar la afección del paciente. Para ello, realizará un completo cuestionario en el que recogerá tanto los síntomas que presenta el enfermo, como sus antecedentes personales y familiares, sus hábitos de vida: dieta, trabajo, actividad física, patrones de sueño, alteraciones emocionales...


La tarea del acupuntor consiste en determinar el problema y señalar las zonas en las que se ha alterado ese flujo de energía para utilizar su técnica sobre ellas y, de este modo, restablecer el equilibrio perdido. Es muy importante que los pacientes estén bien informados de los beneficios y riesgos inherentes a cualquier tipo de tratamiento, especialmente el de la acupuntura.

Toma de pulso en Medicina Tradicional China










Como comenté antes, es fundamental para evitar cualquier riesgo, informar al acupuntor de cualquier circunstancia anómala que el paciente sufra, como puede ser algún proceso infeccioso, adicciones, llevar un marcapasos, embarazo o cualquier circunstancia fuera de lo normal.

U