La importancia del manguito rotador (hombro)

Todas las articulaciones de nuestro cuerpo son importantes, pero hay algunas que son especialmente importantes..., y delicadas; el hombro es una de ellas.

La articulación del hombro es de tipo esférica (enartrosis), y esto hace que de todo nuestro cuerpo sea la que tiene mas variedad y amplitud de movimientos y esto se debe al diseño que posee, en el que la cabeza humeral está cubierta mínimamente por la superficie glenoidea escapular.

Para compensar esta falta de contacto entre las dos superficies articulares, alrededor existen partes blandas que estabilizan la articulación, y evitan la luxación.

Vemos la complejidad de la estructura del hombro. Esta complejidad hace la articulación muy delicada
Articulación del hombro

Estas partes son:

  • Rodete glenoideo: que es una estructura fibrocartilaginosa que aumenta la concavidad de la superficie glenoidea articular.


  • Cápsula articular: que rodea toda la articulación, y la estabiliza mediante engrosamientos de la misma que constituyen los ligamentos glenohumerales.


Y... el que nos ocupa hoy:

  • El manguito rotador: Este es un término anatómico con el que se designa a un grupo de músculos y tendones que parten de la escápula o del tronco y se insertan en el húmero, rodeando la articulación del hombro manteniendo su estabilidad, conectando la escápula con la cabeza del húmero, manteniendo esta última dentro de la cavidad glenoidea (de la escápula) y además producen el movimiento de la articulación a través de la contracción de dichos músculos.

Este conjunto muscular tan importante (manguito rotador) está formado por los músculos; supraespinoso, infraespinoso, redondo menor y el subescapular.

Es importante destacar que las cabezas del bíceps se encuentran entre el supraespinoso y el subescapular, y muchas veces son las causantes de problemas en el hombro, normalmente por un trabajo mal hecho de bíceps.


Cuando hablamos de lesiones, hay que saber que de los músculos que forman el manguito rotador es el tendón del supraespinoso el que se lesiona con mas frecuencia, generalmente debido a lo mucho que lo usamos y a la poca capacidad de cicatrización que posee, convirtiéndolo en uno de los tendones mas frágiles del cuerpo.

Pero no es el único expuesto a lesiones; le siguen de cerca el infraespinoso y el bíceps (la porción larga y la corta).

Factores de riesgo en la lesión del manguito rotador

Edad

Dicen que el tiempo y la edad ponen las cosas en su sitio; bueno, quizá hablando del manguito rotador no sea del todo cierto. De hecho, las roturas de alguna de las partes de este conjunto, sobre todo del supraespinoso, son mucho mas frecuentes en personas mayores de 50 años, debido al desgaste natural de los tejidos, que puede afectar a los tendones (tendinosis / tendinitis) y a las articulaciones (artrosis).

Movimientos repetitivos

Todas aquellas actividades donde se repitan de forma constante determinados movimientos del hombro pueden llevar a un debilitamiento y posterior fallo de la estructura del manguito rotador.

Realizar movimiento repetitivos terminarán por dañar la articulación
Repitiendo, repitiendo..., acabarás rompiendo.

Los atletas que realizan movimientos repetitivos con los brazos, regularmente corren un mayor riesgo de lesión del manguito rotador, como jugadores de tenis, balonmano, nadadores... Pero no es necesario ser deportista para sufrir problemas en el manguito rotador. Hay infinidad de ocupaciones laborales o de ocio donde el hombro sufre de forma considerable; un pintor, un herrero, un carpintero... cualquier actividad que se te ocurra donde el hombro tenga que repetir un gesto muchas veces.

Genética

Puede haber un componente genético en las lesiones del manguito de los rotadores. Se ha comprobado que es más común que aparezcan tendinitis de hombro y lesiones de este tipo en miembros de una misma familia. Esto sería debido a que puede heredarse la “calidad” de los tendones, la morfología glenohumeral o la disquinesia escapular y ello conlleva más riesgo de lesión.

Si cuando se repartieron los hombros, a ti te toco uno donde el espacio subacromial, que es el espacio que hay entre la cabeza del húmero y el acromion, es mas estrecho de lo conveniente, lo mas fácil es que los tendones del manguito rotador se vean comprometidos; especialmente el del supraespinoso. Y aunque justo en ese espacio los tendones están protegidos por la bursa subacromial, con el paso del tiempo y los movimientos repetitivos esta bursa no es suficiente y el tendón del supraespinoso termina por romperse de forma progresiva al rozar con el acromion.

Así es de importante tu genética a la hora de determinar si tendrás o no síndrome subacromial.

Variantes ambientales y del estilo de vida

Como puede ser el consumo de tabaco, alcohol o los trastornos metabólicos.

Es importante reseñar un tema que me parece sumamente importante; en muchas ocasiones no es un mayor grado de exigencia o actividad lo que lleva a la lesión, sino un esfuerzo repetitivo para el que las estructuras del manguito rotador no están preparadas. (Así que piénsatelo dos veces antes de hacer el burro en el gimnasio).

Dolores que avisan de posible lesión del manguito rotador

Los problemas no aparecen sin mas, de la noche a la mañana, si no que vienen precedidos de una serie de avisos que nos debieran poner en guardia porque nos indican que algo está fallando.

El cuerpo avisa antes de romperse; ponte en manos de alguien que sepa interpretar los signos
Valoración de rango articular

Veamos qué tipos de dolores nos pueden servir de guía

  • Dolor sordo irradiado: Se trata de un dolor en el hombro, sordo e insidioso, que puede irradiarse al codo (pero nunca llegar a la mano).

  • Dolor nocturno: Un tipo de dolor que altera el sueño, particularmente al acostarse sobre el hombro afectado. El dolor nocturno es un típico síntoma de la lesión del manguito rotador.

  • Dolor al levantar el brazo: El dolor en el hombro dificulta y limita las actividades en planos elevados como peinarse, secarse pelo, tocarse la espalda….

  • Pérdida de fuerza: En fases avanzadas, el dolor en el hombro puede estar acompañado de debilidad en el brazo y pérdida de fuerza. En estos casos hay que descartar otras lesiones que pueden confundirse con la lesión del manguito, como lesiones cervicales, contracturas musculares, inestabilidades o luxaciones…

Todos estos factores, junto con otra serie de maniobras, ayudarán al osteópata a valorar los rangos articulares, la fuerza muscular, la estabilidad, y en general el estado el manguito rotador.

Dependiendo de los hallazgos, el osteópata derivará al médico para que este solicite radiografías, una ecografía o una resonancia magnética, para valorar el grado de lesión.

Fases de la lesión del manguito rotador

1. Primeras fases de la lesión del manguito rotador

Las primeras etapas suelen comprender en su mayoría una tendinitis de hombro, siendo el tendón del supraespinoso el que suele sufrir mas. Además, cuando se presenta la tendinitis del supraespinoso suele venir acompañada de una bursitis subacromial, donde la almohadilla que permite el deslizamiento del tendón del supraespinoso se ve comprometida.

Aquí es importante resaltar la diferencia entre tendinitis y tendinosis:

  • Tendinitis = Inflamación del tendón

  • Tendinosis = Implica desgaste del propio tejido del tendón, normalmente se presenta después de una tendinitis no / mal tratada.

2. De la tendinosis de hombro a la inflamación crónica

Si no se logra resolver la fase de inflamación de los tendones, la lesión del manguito rotador puede empeorar. La presencia de una tendinitis de hombro mantenida en el tiempo provocará un desgaste del tendón o tendinosis. La tendinosis de hombro debilitará el tendón, agravará el “desgaste” y podrá derivar en un inflamación crónica.


3. Rotura del manguito rotador (parcial o total)

A no ser que la rotura de algunos de los tendones del hombro venga por traumatismo, la causa mas común es la persistencia en el tiempo de la tendinosis, que por puro desgaste lleva a la rotura del tendón (sobre todo del supraespinoso).

Se pueden presentar varios tipos de roturas y se clasifican según su tamaño en:


  • Roturas parciales; las que no afectan a todo el espesor del tendón, y pueden ser superiores, intratendionosas o inferiores, según sean las capas afectadas.

  • Roturas completas; afectan a todo el espesor del tendón, y existe una disrupción que permite la comunicación del espacio intraarticular con el espacio subacromial.

  • Roturas masivas; son roturas completas de gran tamaño en las que la retracción de los bordes tendinosos es importante, y permiten que asome la cabeza humeral en el espacio subacromial.

Ante las roturas del tendón el médico, previa valoración, debe decidir la conveniencia de la cirugía. Cuando es necesaria, la cirugía del manguito rotador debe realizarse cuanto antes. Si no se interviene quirúrgicamente, el “agujero” del tendón se hará cada vez más grande y pasará a ser irreparable.

Tratamiento NO quirúrgico de la lesión del manguito rotador

Cuando NO existe rotura conviene trabajar la estructura del hombro con la finalidad de recuperar en la medida de lo posible la función completa de la articulación , realizando ejercicios donde ganemos ante todo estabilidad en la articulación y para ello el profesional propondrá (de acuerdo siempre con el paciente) un trabajo especifico de movilidad y fuerza.

Consigue un buen preparador / readaptador físico que te ayude a conseguir tus metas
Consigue tus metas con ayuda

Para ello sería conveniente buscar un buen preparador / readaptador físico que te programe los ejercicios y te enseñe a hacerlos por si quieres ir por libre en el gimnasio.

Una buena programación incluirá en su justa medida ejercicios de movilidad y fortalecimiento, que como en un buen cocido, las proporciones de unos ejercicios y otros irán variando según el progreso el paciente, siempre buscando la estabilidad; ¡De verdad! créeme, tener unos deltoides como cocos no significa que tengas estabilidad en la articulación del hombro.


El profesional a la hora de programar los ejercicios debe tener en cuenta otros factores no menos importantes como son:

  • La edad; en edades avanzadas se incremente el riesgo de rotura y empeora la capacidad de cicatrización.

  • La actividad a desarrollar; en el trabajo o si se realiza algún deporte donde el hombro tenga un papel preponderante.

  • El brazo afectado; teniendo en cuenta si es el brazo dominante o no.

  • El número de tendones afectados: normalmente, como se dijo antes, el tendón mas afectado es el del supraespinoso, pero seguido de cerca por el bíceps en su porción larga y detrás el infraespinoso.

  • Si el paciente es fumador o no; es un factor muy importante que ha demostrado favorecer la progresión de la rotura del tendón y dificultar la cicatrización, al alterar el proceso de microvascularización de manera directa.

Espero que esta información te sea útil.

24 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo